Definición de pubertad

Originado en el vocablo latino pubertas, pubertad es un concepto que describe a la etapa inicial de la adolescencia, un periodo en el cual se producen transformaciones que marcan el final de la niñez y el inicio del desarrollo adulto.

Pubertad

El proceso de modificaciones físicas de la pubertad convierte al infante en un adulto ya apto para reproducirse sexualmente. Además, en ella se potencian las diferencias físicas entre el género masculino y el femenino: antes de entrar en la pubertad, tanto los chicos como las niñas se diferencian tan sólo por sus genitales, pero tras la pubertad se advierten diferencias de formas, dimensiones, composición y desarrollo funcional de varias estructuras corporales. Para cada género las consecuencias de la pubertad son diferentes.

En las mujeres, adquieren relevancia hormonas como el estradiol, un estrógeno que estimula el crecimiento de las mamas y del útero. Las principales transformaciones físicas femeninas tienen que ver con la aparición de vello púbico, alteraciones de la vagina, el útero, y los ovarios, el comienzo de la menstruación y las condiciones fértiles, las modificaciones en la estructura pélvica, la fijación de la grasa y los cambios en la composición corporal, el incremento de estatura y la aparición de olor corporal, además de sufrir transformaciones dérmicas y acné.

Se denomina menarquia al primer período menstrual, que se presenta en aquellas jóvenes que entran en la pubertad, es el signo principal para identificar este período. Pero antes de que una niña tenga la menarquia podrá notar otros cambios en su cuerpo como un aumento de estatura, secreciones blanquecinas de la vagina y crecimiento del vello en todo el cuerpo. Luego de la primera menstruación es normal que pase un tiempo sin que la niña tenga nuevos períodos, hasta que estos se vuelvan mensuales y regulares.

En las mujeres la etapa de la pubertad suele concluir cerca de los 17 años, pasado este período es poco normal que las niñas no tengan un ciclo normal o continúen aumentando de altura.

En los niños el signo más claro es el agrandamiento de los testículos y posteriormente un brusco crecimiento de estatura y el aumento de vello en todo el cuerpo, incluso en el rostro. Además tendrán lo que se llama “poluciones nocturnas” (eyaculaciones durante la noche) y notarán un cambio importante en la voz. Otra de las consecuencias es el proceso de adrenarquia que se caracteriza por sudoración, acné, olor del cuerpo y un aumento del vello púbico.

No existe una edad exacta en la que un niño entra en la pubertad sino que esto depende de muchos factores, tales como genéticos, nutricionales y externos (experiencias vividas que aceleren o retrasen el desarrollo), de todas formas se considera que este período abarca desde los 13 hasta los 17 años.

La pubertad y las emociones

Los cambios durante esta etapa se producen porque las glándulas endocrinas fabrican más hormonas; en el caso de las mujeres, los ovarios incrementan su producción de estrógeno y otras importantes hormonas femeninas y en el de los varones, son los testículos quienes aumentan la producción de testosterona, la consecuencia de todo esto es un cambio absoluto en la fisonomía de esas personas que dejan su cuerpo infantil para tener uno adulto.

De todas formas los cambios en la pubertad no son sólo físicos, sino que vienen unidos a un proceso de maduración psicológica y emocional sumamente importante.

Los cambios físicos provocan en los jóvenes una afección emocional profunda, en muchos casos porque ni siquiera han sido preparados para ello, porque los padres no les han hablado con frontalidad, o porque se los ha sobreprotegido al punto de no darles el espacio para conocerse y cuidarse ellos mismos.

Todo esto hará que el joven se sienta desorientado y lo manifieste a través de una gran irritabilidad, inestabilidad y una alta sensibilidad que lo llevará a responder inmediatamente frente a aquello que le moleste o lastime. Este período debería tomarse con menos ligereza, muchas veces todos estos cambios provocan que los niños se sientan muy solos y en muchos casos se depriman y la falta de compañía y comprensión puede aseverar enormemente los sentimientos dañados del niño, haciéndolos caer en un pozo del que en muchos casos ya no regresan.

Cabe destacar que existe la pubertad precoz, un fenómeno caracterizado por un desarrollo anormalmente temprano. Éste puede ser generado por la presencia de estrógenos en el ambiente (a raíz de la ingesta de medicamentos o alimentos que hayan sido expuestos a los estrógenos), el sedentarismo o la obesidad.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2008. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de pubertad (https://definicion.de/pubertad/)