Definición de alfeñique

La historia etimológica de alfeñique es muy extensa. El concepto surgió en el sánscrito, pasó al persa, luego al árabe clásico y finalmente al árabe hispánico, antes de llegar al castellano.

Alfeñique

La primera acepción del término que menciona el diccionario de la Real Academia Española (RAE) refiere a una golosina con forma de barra que se elabora con azúcar cocida.

Esta especie de turrón puede incluir diversos ingredientes de acuerdo a la región, como almendras, anís y limón. La forma de los alfeñiques también puede variar: más allá de las tradicionales barras, hay alfeñiques redondos y con formas de animales. En México, suelen prepararse alfeñiques con aspecto de calavera o de ataúd para el Día de Muertos.

En algunos países, alfeñique se utiliza como adjetivo para calificar, de manera peyorativa, a un individuo muy flaco, débil o de escaso desarrollo físico. Por ejemplo: “Debes tratar de alimentarte mejor, estás hecho un alfeñique”, “¿En serio quieres escalar la montaña? Eres un alfeñique, necesitarás mucho entrenamiento para prepararte”, “No puedo creer que el campeón haya perdido el combate contra ese alfeñique”.

Lo contrario a un alfeñique es un fortachón: mientras que el primero tiene dificultades para realizar actividades o tareas que exigen fuerza física, el fortachón se destaca justamente por su vigor y energía.

En Andalucía, por último, se llama alfeñique a la planta que en otras zonas se conoce como valeriana. Esta planta perenne, cuyo nombre científico es Valeriana officinalis, es originaria del continente europeo. El alfeñique se utiliza como fármaco para calmar la ansiedad, combatir el estrés y minimizar ciertas dolencias.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de alfeñique (http://definicion.de/alfenique/)