Definición de apetito

Se conoce como apetito al deseo que surge por instinto y que genera la intención de satisfacerlo. El apetito –término que procede appetītus– se asocia a las ganas de hacer algo.

Apetito

Por ejemplo: “Gracias, pero en este momento no tengo apetito”, “¡Hoy tengo un apetito insaciable! Ya comí dos hamburguesas y una porción de pizza y todavía no estoy lleno”, “El apetito sexual puede verse afectado por el estrés”.

El apetito, por lo general, lleva a la persona a realizar alguna acción para conseguir su satisfacción. Es muy común que un individuo sienta apetito de alimentos: aquello que, en el lenguaje cotidiano, conocemos como hambre (la necesidad de comer). Cuando un sujeto siente apetito, experimenta el deseo de ingerir alimentos.

El reloj biológico hace que el apetito aparezca en los horarios que suelen destinarse a la comida (al mediodía para almorzar o a la noche para cenar). Sin embargo, el apetito puede irrumpir en otros momentos, una particularidad que muchas veces provoca que la gente elija alimentos que no son saludables para saciar ese apetito repentino (snacks, golosinas, etc.).

La idea de apetito sexual, por otra parte, se vincula a la libido. Se trata un impulso relacionado con la sexualidad que una persona pretende satisfacer, algo que la lleva a adoptar un cierto comportamiento que puede vincularse al cortejo y a la búsqueda de intimidad para concretar la relación sexual.

Cuando un ser humano experimenta una atracción sexual por otro, se despierta su apetito sexual y las ganas de satisfacerlo. Dicho apetito, en muchos casos, debe ser controlado y reprimido.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de apetito (http://definicion.de/apetito/)