Definición de avidez

La noción de avidez tiene su origen en ávido. Este adjetivo (ávido), procedente del vocablo latino avĭdus, califica a aquel que es ambicioso o que está deseoso de algo.

Avidez

Por ejemplo: “Siempre tuve avidez por conocer otros países”, “La avidez de riqueza puede ser saludable, pero no hay que ser codicioso”, “Pese a que el equipo ya ganaba cuatro a cero, el delantero uruguayo siguió mostrando su avidez”.

Puede decirse que la avidez es el ansia que una persona tiene de obtener alguna cosa. Si nos remitimos al primer ejemplo que mencionamos líneas arriba, la avidez es el deseo que el sujeto en cuestión posee de visitar diferentes naciones. En el segundo ejemplo, la avidez se asocia a la ambición de dinero, que puede funcionar como un incentivo para trabajar duro y, a su vez, derivar en conductas condenables desde el punto de vista moral. Por último, el tercer ejemplo está vinculado al apetito de un futbolista que quiere seguir anotando goles más allá de que el triunfo de su conjunto ya está definido.

Tener avidez no resulta positivo o negativo por sí mismo: se trata de una circunstancia o de un estado que puede aprovecharse para el desarrollo de distintas clases de acciones. La avidez de conocimiento puede hacer que una persona lea mucho, realice talleres o curse una carrera. En este caso, la avidez resulta muy valorable. En cambio, si la avidez de dinero lleva a un sujeto a robar o a involucrarse en negocios ilícitos, se podrá sostener que este deseo fue negativo para la persona.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de avidez (http://definicion.de/avidez/)