Definición de

Elegancia

Elegancia es un vocablo perteneciente al idioma español que hace alusión a aquello que resulta, o es, elegante. En el diccionario de la Real Academia Española (RAE) figura una segunda acepción, en ese caso vinculada a una bella manera de manifestar un pensamiento.

Según se advierte al analizar tanto la teoría como las aplicaciones que posee este concepto en el día a día, se trata de una noción conectada principalmente con el universo de la moda, la decoración, las tendencias y la cuestión estética.

Se suele indicar que algo o alguien tiene elegancia cuando ese elemento o ser se ajusta a parámetros de armonía, buen gusto y distinción.

Moda elegante

El glamour, los buenos modales, la pulcritud y la belleza conseguida a fuerza de simplicidad y discreción son las bases de la elegancia.

Si tienes poco tiempo, revisa el índice o el resumen con los puntos clave.

Elegancia a lo largo del tiempo

A lo largo del tiempo, y a escala mundial, la interpretación de la elegancia ha ido evolucionando.

Influyen en esta idea las costumbres y la cultura de cada pueblo, pero en todos los casos se asocia con la sofisticación, el refinamiento y la gracia.

En una época, por ejemplo, como demostración de poder y superioridad social en Occidente se apostaba por prendas y complementos bien vistosos, dándole espacio a inmensas pelucas, diseños ostentosos, brillos, piezas relucientes de joyería y telas de máxima calidad.

De la mano del periodo conocido como Ilustración llegó para los hombres un concepto de moda más simple, práctica y útil. Con el estallido de la Revolución Francesa se profundizó la búsqueda de una elegancia cimentada en la sencillez. En ese escenario, una simpatía, inclinación o identificación política empezó a expresarse por medio de la vestimenta y hubo estilos o looks que se tornaron representativos de cada bando, movimiento o militancia. Aquellos que deseaban fervientemente diferenciarse de la casta aristocrática y la realeza, por ejemplo, evitaban la alta costura pese a que, bajo la mirada de multitudes, esa modalidad de creación textil artesanal, exclusiva y a medida fuera garantía de elegancia.

También merece mención especial la influencia que tuvo, en la era de la Regencia, el londinense George Brummell. A este caballero se lo describe como un dandi que consiguió transformarse en un gran referente del buen gusto y la moda. Para él, la elegancia abarcaba una esencia auténtica, sobria y discreta, además de la pulcritud y la higiene para conseguir una apariencia impecable.

Moda nupcial

Un peinado distinguido, maquillaje sutil y un vestido de diseño en el caso de ellas y un traje a medida y apariencia prolija en el caso de ellos garantizan, generalmente, la elegancia de los protagonistas de una boda.

Qué se entiende por elegante

Ser elegante engloba mucho más que hábitos o estilos de vestir. Hay quienes describen a la elegancia como una filosofía de vida que trasciende a la vestimenta o imagen construida en base a accesorios, calzados y atuendos.

Si no se cultivan los buenos modales o no se implementan valores y normas de cortesía para comportarse adecuadamente en público, cree mucha gente, no hay elegancia posible. Es, de alguna manera, un arte que exige virtudes para complementar aquello que se ve (es decir, el aspecto o la gracia externa) con muestras de educación, cuidado personal, postura y belleza interior.

Desde la perspectiva de numerosas personas, el dinero no asegura la elegancia, sino que ella se logra con un acertado criterio estético sumado a la actitud con la cual uno luzca aquello que viste y el modo que elija para conducirse por la vida desplegando su riqueza interna.

La elegancia puede reflejarse, por ejemplo, en los movimientos rigurosos y las técnicas sofisticadas de una bailarina de danza clásica, así como también en los ambientes de un hogar. Respecto a este último punto, algunos optan por engalanar su vivienda con esculturas y cuadros desarrollados por talentosos artistas, mientras que los amantes de la moda vintage eligen decorar con antigüedades y objetos retro. La arquitectura, en tanto, aspira a la elegancia mediante el equilibrio, la estética visual y el minimalismo.

Moda infantil

El buen vestir y la elegancia no distinguen géneros, edades ni nacionalidades.

Consejos para conseguir elegancia

Expertos en moda y especialistas en diseño suelen aprovechar su participación en medios de comunicación o difunden contenidos vía Web a fin de brindar consejos para conseguir elegancia.

En la vida cotidiana, cumplir con el aseo personal, tener uñas y manos en condiciones óptimas y elegir un look que sea compatible con la personalidad y la comodidad alcanzan para demostrar clase y distinción.

Frente a ocasiones especiales (como una noche de gala o un encuentro profesional), reuniones de negocios o eventos exclusivos, en cambio, hay que prepararse con cierta antelación y cuidar hasta el mínimo detalle del código o de las normas que se asocian a la vestimenta formal. Siempre es conveniente asesorarse sobre el protocolo de etiqueta para acertar con el outfit sin resignar autenticidad. Un maquillaje sutil, un calzado fino, una exquisita fragancia y un traje o vestido de gala no desentonan nunca en celebraciones o citas marcadas por el lujo y la exclusividad.

Demostrar respeto, dirigirse a los demás con voz suave, potenciar la femineidad de la manera más natural posible o comportarse como un caballero según corresponda en cada caso e intentar tener permanentemente un porte distinguido contribuyen a la elegancia.

Cómo citar este artículo Verónica GudiñaPublicado por Verónica Gudiña, el 15 de marzo de 2024. Elegancia - Qué es, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/elegancia/
Buscar otra definición
x