Definición de

Microplástico

Microplástico es la palabra que identifica a cada diminuto trozo de plástico que está distribuido en el planeta causando un enorme nivel de contaminación. Los científicos que integran el organismo norteamericano National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) indican que esta clase de material surge por la fragmentación constante de los plásticos y no mide más de cinco milímetros pero le genera daños considerables al medio ambiente al acumularse, por ejemplo, en el océano.

Los investigadores estudian desde hace mucho tiempo las características, ubicaciones y derivaciones de los microplásticos, elementos tóxicos que están presentes hasta en el aire y, por lo tanto, tienen un gran impacto en la salud humana y en la del resto de los seres vivos. Si bien no hay consenso en relación a cuán grave es el panorama mundial a raíz de tanta cantidad de microplástico existente en el suelo, la atmósfera y dentro del organismo de varias especies, sí se ha alertado acerca de la necesidad de frenar su proliferación por sus efectos nocivos.

Contaminación del océano

El consumo responsable y la conciencia ecológica son necesarios para ir librando al planeta de materiales contaminantes como lo son, entre otros, los microplásticos.

Microplástico en todos lados

Hoy en día, lamentablemente, el microplástico está en todos lados. Informes de investigación científica han dado cuenta de la detección de partículas pequeñas de plástico dentro del torrente circulatorio humano y siendo parte de la composición de la leche materna. Asimismo, a este tipo de elemento se lo ha encontrado hasta en el cerebro de distintos mamíferos, en pulmones humanos, en heces y en placentas, por ejemplo.

El microplástico que llega, producto del contacto mediante la piel, una ingestión o un proceso de inhalación, al interior de los organismos es capaz de ir atravesando membranas celulares y depositarse en múltiples partes del cuerpo.

De acuerdo a los resultados de pruebas realizadas en laboratorios, la muerte y el deterioro de células, junto a las reacciones alérgicas, aparecen entre las consecuencias que alguien puede padecer por estos contaminantes.

Todos los seres vivos estamos perjudicándonos por el exceso de basura y los desequilibrios ambientales que, en muchos casos, se desencadenan por acciones humanas. Ya hay rastros de microplásticos en moluscos, peces y humanos, así como en la sal de mesa, el agua embotellada y hasta en la cerveza. El pronóstico no es alentador: si con urgencia no se implementan políticas públicas eficientes en gestión de residuos, no se fortalece la legislación ambiental y no se invierte en educación ambiental, hacia el año 2040 podrían transportarse mediante la atmósfera alrededor de ochenta millones de toneladas métricas anuales de partículas microplásticas.

Aguas contaminadas

Las botellas y otros elementos de plástico a menudo llegan al mar y quedan sobre la orilla como evidencia de cómo este material contamina el agua y la arena de la playa.

Categorías y procedencias

Los microplásticos se distribuyen en diversas categorías y tienen múltiples procedencias. Informarse al respecto ayuda a identificar fuentes y, a partir de allí, saber en qué dirección trabajar o esforzarse para reducirlos al máximo posible.

Entre las variedades existentes aparecen los microplásticos primarios (aquellos que se elaboran concretamente para emplearse en, por ejemplo, productos cosméticos) y los microplásticos secundarios (surgidos por la descomposición, la fragmentación, de grandes pedazos de plástico).

El desgaste de neumáticos, los filtros de cigarrillos, las microperlas o microesferas que ciertas empresas han incorporado a productos de higiene o cuidado personal y las fibras sintéticas presentes en el rubro textil son algunos de los responsables de la llegada de microplásticos a cada rincón del planeta poniendo en jaque a cada ecosistema.

Medidas, estrategias e ideas para enfrentar la problemática de los microplásticos

Todavía hay mucho por hacer por la Tierra y el respeto hacia todas las formas de vida, pero que vayan multiplicándose las medidas estrategias e ideas para enfrentar la problemática de los microplásticos es un buen punto de partida, un comienzo necesario y esperanzador.

Tanto la contaminación del agua como la contaminación del suelo y del aire llevan a perder biodiversidad, arruinan paisajes, y hacen que este planeta se torne cada vez menos agradable y más catastrófico.

Animales en peligro

Muchas especies, lamentablemente, consumen plástico porque lo confunden con comida.

Que se despierte el activismo ambiental individual y colectivo para organizar, por ejemplo, una limpieza de playas; que se amplíe el alcance de campañas de sensibilización a fin de lograr, aunque sea de a poco, un cambio de mentalidad en la sociedad que se traduzca en comportamientos respetuosos con el entorno natural; que se expanda cada vez más el modelo de economía circular y que se estimulen desde la investigación hasta la implementación de productos alternativos al plástico suma a favor del medio ambiente.

¿Qué se puede ir haciendo en el día a día para darle batalla a los microplásticos y no ser partícipes de su multiplicación? Adoptar el hábito del reciclaje, tratar de minimizar todo lo que se pueda el nivel de residuos generados en el hogar y prescindir de los plásticos de un solo uso, por enumerar algunas posibilidades. Es fundamental, simultáneamente, acostumbrarse a llevar una bolsa de tela al salir de compras a fin de no tener que usar bolsas de plástico y, a la hora de hidratarse o alimentarse, optar por contenedores alternativos a los envases de plástico (no se recomiendan las botellas de plástico ni son aconsejables los platos y vasos de plástico).

Enlace de interés:

National Marine Sanctuaries

Cómo citar este artículo Verónica GudiñaPublicado por Verónica Gudiña, el 6 de septiembre de 2023. Microplástico - Qué es, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/microplastico/
Buscar otra definición
x