Definición de

Reproducción humana

La reproducción humana se logra mediante un proceso complejo, ya sea natural o científico, que apunta a crear vida.

Para saber en detalle y con precisión cómo surge cada ser humano es imprescindible tener en claro, en primer lugar, de qué modo se conforma tanto el sistema reproductor femenino como el masculino. También hay que poner atención sobre cada etapa involucrada en el fenómeno reproductivo e informarse, asimismo, sobre qué métodos tienen a disposición los hombres y las mujeres en caso de querer evitar un embarazo. Como en el mundo hay una gran cantidad de gente que carga sobre sus espaldas un diagnóstico de infertilidad, es alentador y necesario conocer asimismo los avances de la ciencia, ya que existen múltiples tratamientos y alternativas que se orientan a cumplir el deseo de quienes quieren vivir la experiencia de la maternidad o la paternidad sin recurrir a la adopción. Por supuesto, para instruirse y asesorarse de manera integral en relación a la reproducción humana conviene hacer foco, incluso, en cuestiones éticas y legales relacionadas a la generación de vida.

Embarazo

La reproducción humana requiere concretar una relación sexual para que existan chances de fertilización de un óvulo por parte de un espermatozoide.

Si tienes solo unos segundos, lee estos puntos claves:
  • El coito es el primer paso para la reproducción humana y ocurre cuando el espermatozoide fecunda un óvulo, formando un cigoto.
  • El embarazo se divide en tres trimestres y puede ser interrumpido voluntariamente según leyes en algunos países, como en Argentina.
  • Hay distintos métodos anticonceptivos para mujeres y hombres, siendo la educación sexual fundamental para su conocimiento y uso responsable.
  • La esterilidad e infertilidad son conceptos diferentes y pueden ser tratados con diferentes técnicas de reproducción asistida, como la FIV o inseminación artificial.
  • La maternidad subrogada y la donación de óvulos o esperma son alternativas para las personas que no pueden concebir de forma natural.

Etapas de la reproducción humana

Las etapas de la reproducción humana son varias. Cada fase de este proceso es posible únicamente cuando se trata de personas en edad reproductiva. Los tiempos de la mujer para poder procrear son más breves en comparación a los de los hombres, cuyo ciclo fértil se inicia en la pubertad y se puede extender hasta pasadas las seis décadas de existencia.

El coito, tal como se define a la acción de introducir el pene en la vagina, es el primer paso. En ese contexto, al producirse la eyaculación (es decir, la expulsión de semen) hay chances de fecundación si un espermatozoide llega hasta las trompas de Falopio, encuentra un óvulo y lo fecunda, dando origen a un cigoto (célula que se logra si por una reproducción sexual el gameto masculino se une con el femenino). Si eso sucede, ya en instancia de embrión éste se trasladará al útero y, si todo sigue su curso normal, se adherirá al endometrio (denominación que recibe la capa o el revestimiento interior del útero). De ahí en adelante arrancará el desarrollo de la placenta que le permitirá al ser humano en formación nutrirse y recibir oxígeno.

El embarazo se segmenta en tres periodos: el primer trimestre, el segundo trimestre y el tercer trimestre.

En suelo argentino, desde hace unas temporadas existe la Ley de Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Cada mujer, en este marco, tiene derecho a tomar, o no, la decisión de interrumpir el proceso gestacional. El plazo contemplado concluye en la semana catorce del embarazo, pero vencido ese término existen excepciones para tener acceso a dicha interrupción. En muchas ocasiones, lamentablemente, aunque se trate de un bebé amado y esperado, el embarazo se pierde de manera natural antes de cumplirse la semana número 20. Ese aborto espontáneo suele dejar una huella dolorosa e imborrable en la gestante que deseaba y aguardaba con ilusión el nacimiento de ese hijo.

El parto, que puede ser normal o natural (y abarcar en ese contexto las etapas de la dilatación, la expulsión y el alumbramiento) o por cesárea (mediante una intervención quirúrgica). En el primer caso señalado, el trabajo de parto se lleva a cabo cuando el feto, impulsado por contracciones uterinas, desciende por el cérvix (también conocido como cuello uterino) y conquista el canal de parto para salir, finalmente, al mundo exterior.

Agrandar la familia

La planificación familiar sirve para decidir, con responsabilidad y libertad, cuándo tener un embarazo y cuántos descendientes esperar.

Métodos anticonceptivos

Hay métodos anticonceptivos tanto para mujeres como para hombres. La educación sexual desde edad temprana es fundamental para que cada ser humano acceda a herramientas informativas que le permitan vivir su sexualidad a conciencia. Es importante tener una salud tanto reproductiva como sexual con libertad, derechos y respeto, así como recursos para saber y poder protegerse de enfermedades de transmisión sexual o aplicar medidas de prevención de embarazo. Llegado el caso de querer concebir, profesionales de la salud orientan a personas de diferentes edades en relación a la planificación familiar, a fin de acompañar y asesorar en la búsqueda responsable de un embarazo teniendo en cuenta siempre cuántos descendientes uno está dispuesto a tener.

Mientras que el género femenino tiene múltiples opciones a disposición (anillo vaginal, parche anticonceptivo, píldora anticonceptiva, DIU, implante hormonal y ligadura de trompas), los hombres encuentran a su alcance menos métodos anticonceptivos: el espermicida, el condón y la vasectomía.

Condones

El profiláctico, condón o preservativo es un método que utilizan los hombres para protegerse de ciertas enfermedades al tener una relación sexual y minimizar las chances de embarazo.

Ver también: Ovulación

Tratamientos de fertilidad

Existen tratamientos de fertilidad que le dan esperanza a quienes, tras intentarlo al menos por un año, no logran concebir un hijo de modo natural. Antes de profundizar en esta temática conviene aclarar dos conceptos vinculados a impedimentos para conseguir un embarazo y dar vida que muchas veces se señalan como sinónimos aunque no lo son.

Por un lado, la esterilidad está entendida como la imposibilidad de alcanzar, después de un tiempo prudencial de tener relaciones sexuales sin medidas de protección, la concepción como consecuencia de algún inconveniente propio del sistema reproductivo, ya sea masculino o femenino. La infertilidad, en tanto, refiere a no poder concebir, es decir, concluir la gestación con el nacimiento de un bebé con buena salud ya que no se produce la implantación o hay un aborto.

Analizando cada caso en particular, es posible probar alguna solución desde la ciencia para cumplir el sueño de agrandar una familia. En ciertas situaciones se recomienda la fecundación in vitro (FIV), mientras que en otras se hace foco en la técnica de reproducción asistida conocida como inseminación artificial.

Cuando una mujer lleva en su vientre un feto surgido a partir de un óvulo que no es suyo para que alguien que no puede poner su cuerpo para ello se transforme en padre o en madre, entonces se habla del método de maternidad subrogada, vientre de alquiler o gestación subrogada.

Resulta interesante saber también que, para colaborar desinteresadamente con gente que anhela tener un heredero o una heredera natural, hay quienes contribuyen aceptando la donación de óvulos o, en el caso del género masculino, la donación de esperma.

Sigue en: Concepción

Llevate gratis el libro digital "Cómo aprender a estudiar" y suscríbete a Definicion.de ↓

Recibe el ebook en segundos 90 páginas con consejos y técnicas de estudio Novedades semanales
Cómo citar este artículo Publicado por Verónica Gudiña, el 25 de mayo de 2023. Reproducción humana - Qué es, métodos, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/reproduccion-humana/
Buscar otra definición
x