Definición de carta de crédito

Una carta de crédito es una herramienta de pago que se rige de acuerdo a normas internacionales. Este instrumento permite que una persona indique a un banco que concrete un pago a un tercero, siempre y cuando se cumplan ciertas condiciones.

Carta de crédito

documentación, como la factura de compra, certificados aduaneros, etc.

Cabe destacar que el ordenante es, de todos modos, quien concretará el pago al final del proceso. El receptor de este pago, por su parte, será el el vendedor de la mercadería.

De esta manera, nos encontramos con el hecho de que la acción que genera una carta de crédito supone que en dicho proceso intervengan cuatro sujetos claramente delimitados. Así, está el ordenante o importador que es el que compra la mercancía en cuestión y ordena al banco emisor el pago en función de una serie de condiciones que queden establecidas; el banco emisor que es el que abre el crédito documentario y realiza el citado y correspondiente pago en base a las citadas cláusulas; el banco corresponsal que es el que deberá entregarle al beneficiario el dinero en cuestión; y finalmente el beneficiario o exportador que es el que vende las mercancías y el que recibe en última instancia el pago.

Los especialistas afirman que, gracias a sus características, la carta de crédito es el mecanismo más seguro en el comercio internacional, al minimizar el riesgo en el cobro. Existen dos bancos involucrados (uno en el país de quien importa y emite la carta, otro en la nación del exportador que recibirá el pago) y el pago sólo se materializa cuando el comprador recibe aquello que se acordó.

Es importante destacar que, cuando el importador no paga, el banco del país del importador mantiene la obligación de pago una vez que vence la operación.

Las cartas de crédito pueden tener distintas características. Por lo general, son irrevocables, es decir, el acuerdo establecido entre las partes no puede modificarse sin el consentimiento de todos los involucrados. Las cartas también suelen ser nominativas, ya que expresan cuáles son los bancos con autorización para participar de la operación.

Además de estas dos clases de cartas de créditos tenemos que subrayar que también existen otras como las comerciales. Estas en concreto son aquellas que se abren cuando la acción que se lleva a cabo es una opción de compraventa ya sea a nivel local o bien de tipo internacional.

Asimismo tampoco podemos obviar la existencia de las llamadas cartas de crédito particulares las cuales a su vez se dividen en cuatro grupos claramente diferenciados. Así, están en primer lugar las transferibles, luego las rotativas, las de anticipo y finalmente las conocidas como “back to back”. Estas últimas en concreto son aquellas que se ponen en marcha por parte del banco en base a un crédito mayor del que es beneficiario el propio ordenante.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2009. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de carta de crédito (http://definicion.de/carta-de-credito/)