Definición de abadía

El vocablo latino abbatia llegó a nuestra lengua como abadía. El concepto, en la primera acepción recogida por el diccionario de la Real Academia Española (RAE), alude al cargo del abad o de la abadesa.

Abadía

Por extensión, una abadía es una región bajo jurisdicción del abad y la iglesia donde éste desarrolla sus funciones. En la actualidad, el uso más habitual del término está asociado al edificio de estos templos.

Es importante destacar que el abad es el religioso que ocupa el lugar superior en la estructura de un monasterio (la abadía). El abad es considerado como el padre espiritual del grupo de monjes que forman parte de la abadía en cuestión.

En las primeras comunidades de tipo monástico, existía un centro común que era rodeado por diversas construcciones. En ese centro vivía alguien reconocido por su ascetismo o su santidad. Con los años, esta estructura casi espontánea comenzó a adquirir mayor formalidad, con discípulos que se congregaban alrededor del sitio donde se retiraba su guía espiritual. De este modo, comenzaron a desarrollarse las comunidades religiosas que derivaron en las abadías.

Esta persona que congregaba a tanta gente alrededor de su casa solía llevar un estilo de vida ermitaño, es decir, alejado del resto de la sociedad. Por otro lado, también se destacaban por seguir prácticas y normas que los encaminaran hacia la consecución de la virtud y la liberación del espíritu. Precisamente, no estaba en ellos la necesidad de organizar dichas comunidades de manera formal, sino que esto surgió con el tiempo y ellos debieron adaptarse.

Si bien el término abadía suele asociarse al cristianismo, es importante señalar que este tipo de comunidades no aparecieron por primera vez en el contexto de esta religión; por ejemplo, ya en Judea habían existido los esenios (un movimiento judío cuyo surgimiento se estima alrededor del año 250 a. C. y que duró hasta el siglo I, según diversas evidencias), y en Egipto, los therapeutae (una orden de tipo monástica que se estableció a poca distancia de Alejandría, junto al lago Mareotis).

AbadíaLa Abadía de Westminster, ubicada en Londres (Inglaterra), es una de las más famosas del mundo. Tuvo su consagración en 1065 y forma parte del listado del Patrimonio de la Humanidad que gestiona la UNESCO. Desde 1066 en adelante, la mayoría de los reyes ingleses fueron coronados en esta abadía.

La Abadía de Cluny, que también se conoce como Clungy o Cluni, se encuentra en Francia, en el actual municipio homónimo y su fundación tuvo lugar a final del siglo I. El Papa Sergio III fue la autoridad de esta abadía, en la cual vivió el abad Bernón de Baume. En el año 1790, un grupo de revolucionarios la saqueó y la dejó en ruinas, y por eso en la actualidad no podemos apreciarla íntegramente.

La Abadía de Montecasino, por su parte, pertenece a orden de San Benito y se halla al sur de Roma, Italia, sobre una colina rocosa que mide aproximadamente 520 metros de altura. El dato que la vuelve tan importante es que Benito de Nursia, considerado nada menos el precursor de la vida monástica occidental, destinó este punto para el establecimiento del primer monasterio, y allí surgió la orden benedictina. Además, en esta abadía se libraron muchos enfrentamientos en la última etapa de la Segunda Guerra Mundial.

La Abadía de Lagrasse pertenece a la orden benedictina y se sitúa en el pueblo francés homónimo, junto al río Orbieu. Se fundó en el siglo VII y se trata de una de las más antiguas del continente europeo. Gracias a los privilegios y donativos que diversos señores le brindaron, como ser castillos y tierras, esta abadía gozó en poco tiempo de grandes riquezas.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de abadía (https://definicion.de/abadia/)