Definición de

Aparato locomotor

El aparato locomotor humano se compone de nuestros músculos y del esqueleto, sistema que está conformado por cartílagos, ligamentos y huesos. Esta estructura se encarga de ejecutar, a través de diferentes clases de movimientos, las órdenes que da nuestro sistema nervioso.

Gracias al aparato locomotor, también definido como sistema musculoesquelético, los hombres y las mujeres logramos tener soporte, estabilidad, equilibrio y movimiento corporal. Lo mismo con el resto de las especies de vertebrados: el aparato locomotor les posibilita su vínculo con el entorno que los rodea ya que les da resistencia y movilidad física.

Vinculados al aparato locomotor aparecen los movimientos voluntarios (órdenes ejecutadas a conciencia y de manera coordinada y controlada) y los involuntarios (provocados por alguna patología, producidos como reacción a un golpe, etc).

Movimientos corporales

El entrenamiento deportivo, con los ejercicios apropiados, ayuda a mejorar la flexibilidad y la coordinación.

Si tienes solo unos segundos, lee estos puntos claves:
  • El aparato locomotor se compone principalmente del sistema muscular y el sistema osteoarticular, teniendo el esqueleto axial y el esqueleto apendicular.
  • Las articulaciones y músculos son fundamentales para el correcto funcionamiento del aparato locomotor, con el cartílago articular minimizando el roce entre articulaciones y facilitando el movimiento.
  • Los músculos esqueléticos son los más abundantes en el cuerpo humano y trabajan en conjunto con músculos agonistas, antagonistas, sinérgicos y estabilizadores para permitir el movimiento corporal.
  • Fortalecer la musculatura y realizar ejercicios adecuados puede prevenir problemas y lesiones, como la fascitis plantar, en el aparato locomotor.
  • Existen diversas patologías que afectan al aparato locomotor, como la osteoporosis, miastenia gravis, cifosis, lordosis, escoliosis, bursitis, tendinitis, artritis y distrofia muscular, agrupándose bajo el término de reumatismo si causan dolor e inflamación.

Partes del aparato locomotor

Las partes del aparato locomotor son, básicamente, dos: el sistema muscular y el sistema osteoarticular.

El sistema esquelético de los organismos vivos, al abarcar formaciones sólidas le brinda a los músculos y tejidos blandos resguardo, protección. Hay, en este marco, dos zonas fundamentales: el esqueleto axial (el cual abarca a la columna vertebral, el esternón, la denominada reja costal (zona de las costillas), el hueso hioides, los huesos del conducto auditivo y el cráneo) y el esqueleto apendicular (indispensable para moverse, nuclea a más de 120 huesos distribuidos en miembros tanto superiores como inferiores). En este último conjunto mencionado se agrupan elementos de la cintura escapular y de la cintura pélvica, por ejemplo.

Puede servirte: Columna vertebral

Articulaciones y músculos

Las articulaciones y los músculos resultan fundamentales para que el aparato locomotor funcione adecuadamente. Es importante resaltar que se identifica como articulación al punto de unión o encuentro de, al menos, dos huesos que logran rotar o desplazarse, es decir, moverse. En esas áreas blandas hay un tejido llamado cartílago que se caracteriza por su elasticidad. El cartílago articular, específicamente, tiene la misión de minimizar el roce entre articulaciones y favorecer el movimiento articular, clave para garantizar la circulación y la regeneración del líquido sinovial. Entre las lesiones y los problemas que pueden afectar a los cartílagos aparece la artrosis.

También poseen un enorme valor las fibras bautizadas como ligamentos que garantizan que, en una articulación, las estructuras óseas se conecten. A su vez, los huesos se enlazan con músculos y estos a diferentes estructuras mediante los tendones.

Pese a ser resistentes, los esfuerzos excesivos, determinados desórdenes de salud y ciertos accidentes y golpes pueden derivar en daños de gravedad variable que comprometan a articulaciones o huesos. Hay, en este contexto, chances de sufrir luxaciones, fracturas o esguinces.

Fisioterapia

El masaje terapéutico lo realiza alguien experto en fisioterapia para aliviar dolores, favorecer la circulación o fortalecer músculos, por ejemplo.

Si nos referimos a la musculatura, en cambio, no conviene pasar por alto una realidad muy común en individuos de diversas edades: la existencia de calambres musculares que sorprenden al afectado con un espasmo o contracción que se desencadena súbitamente, presenta duración variable y puede ocasionar malestar.

¿Qué músculos existen? Muchos. En primer lugar hay que considerar que aquellos que se unen al esqueleto se clasifican como músculos esqueléticos. Son los más abundantes y se componen de fibras musculares (las cuales pueden ser fibras musculares de contracción rápida o fibras musculares de contracción lenta): en menor medida hay en el organismo humano músculo liso y músculo cardíaco. Los movimientos corporales tienen como mayores aliados a los músculos agonistas (contribuyen a concretar la acción), mientras que los músculos antagonistas (como lo son los tríceps y los bíceps) trabajan en simultáneo para que, al contraerse el músculo agonista, se relaje el antagonista. Se identifican, asimismo, los músculos sinérgicos (colaboran en el accionar de un músculo agonista) y los músculos estabilizadores (como su denominación lo resume, dan estabilidad física).

Al entrenar o hacer ejercicios para estar en forma o sentirnos mejor, en las rutinas suelen incluirse series con movimientos de rotación, circunducción, flexión, extensión, abducción y aducción. Los amantes del running, por su parte, se familiarizan pronto con las nociones de pronación y supinación, especialmente al tener que reconocer su clase de pisada y si se enfrentan a la necesidad de corregir la primera de las opciones. Fortaleciendo la musculatura de los pies y utilizando plantillas se reducen las chances de padecer molestias o lesiones como la fascitis plantar.

Entrenamiento al aire libre

La vitamina D, clave en el proceso de absorción de calcio, es fundamental para conservar fuertes y sanas a las estructuras óseas.

Ver también: Aducción

Patologías que afectan al aparato locomotor

Hay patologías que afectan al aparato locomotor comprometiendo la salud y atentando contra la calidad de vida. Lamentablemente, abundan los diagnósticos de osteoporosis, una enfermedad marcada por la fragilidad y el debilitamiento óseo. Quienes la padecen deben adoptar hábitos saludables, realizar ejercicio físico acorde a sus posibilidades y necesidades, tomar medicación y nutrirse de modo sano.

De carácter autoinmune y de alcance neuromuscular, en tanto, es el trastorno bautizado como miastenia gravis, una problemática que debilita y agota rápidamente a músculos voluntarios.

La columna vertebral de ciertas personas puede evidenciar un arqueamiento o curvatura que, tras las evaluaciones correspondientes para confirmar el diagnóstico, los médicos pueden nombrar como cifosis. También asociadas a esta misma parte del organismo son las siguientes afecciones: la lordosis (identificable por el hecho de detectar una vértebra fuera de su ubicación o posición normal que ocasiona una postura arqueada) y la escoliosis (un desvío o deformación de la columna que, en ocasiones, se corrige mediante la utilización de un corsé y, si el panorama es más comprometedor, requiere cirugía).

De inflamarse la bursa (saco igualmente definido como bolsa sinovial) como resultado de una lesión o sobrecarga articular, por otra parte, se habla de bursitis, mientras que la tendinitis se da cuando dicha hinchazón afecta severamente a un tendón.

Existen, asimismo, casos de artritis (se degeneran o inflaman las articulaciones causando rigidez y sensaciones dolorosas, como sucede con la variedad conocida como gota) y de distrofia muscular (conjunto de patologías de raíz genética que se caracteriza por fragilidad ósea y una progresiva disminución de la masa muscular). Antes de dar por concluida esta enumeración vale aclarar que a las dolencias y los padecimientos que se asocian por dolor e inflamación en el aparato locomotor se los agrupa bajo la denominación de reumatismo.

Llevate gratis el libro digital "Cómo aprender a estudiar" y suscríbete a Definicion.de ↓

Recibe el ebook en segundos 90 páginas con consejos y técnicas de estudio Novedades semanales
Cómo citar este artículo Publicado por Verónica Gudiña, el 25 de abril de 2023. Aparato locomotor - Qué es, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/aparato-locomotor/
Buscar otra definición
x