Definición de lubricación

Lubricación es el acto y la consecuencia de lubricar. Este verbo (lubricar), por su parte, hace referencia a la aplicación de una sustancia para minimizar la fricción que se produce cuando distintos elementos entran en contacto.

Lubricación

La lubricación es muy importante en el terreno de la mecánica. Cuando hay dos piezas móviles, el uso de un lubricante facilita el movimiento del engranaje y reduce el deterioro.

El lubricante no debe degradarse y tiene que contar con resistencia a la presión y a las altas temperaturas. La lubricación puede lograrse con productos líquidos (de mayor o menor viscosidad) o con productos sólidos. En cuanto a su origen, los lubricantes se dividen en sintéticos, vegetales o minerales.

Los motores de combustión interna, como aquellos que se utilizan en los automóviles, requieren de lubricación. Los vehículos, en este marco, disponen de un sistema de lubricación que reduce el desgaste de las diferentes piezas del motor. Como lubricante puede emplearse un aceite sintético o un aceite mineral.

Para que el motor funcione correctamente y no se dañe, por lo tanto, es indispensable garantizar su lubricación. Por eso hay que controlar con asiduidad el nivel de aceite del automóvil y reemplazar dicho lubricante cada una cierta cantidad de kilómetros recorridos para garantizar su eficacia.

La lubricación vaginal, por otra parte, se genera a partir del flujo que segrega la vagina. Esta lubricación ayuda al desarrollo del coito y protege al órgano sexual femenino de infecciones.

Si la vagina no se encuentra adecuadamente lubricada, la mujer puede sentir incomodidad y dolor durante el acto sexual. La falta de lubricación además incrementa el riesgo de una infección.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de lubricación (https://definicion.de/lubricacion/)

Buscar otra definición