Definición de rayos alfa

Lo primero que vamos a hacer antes de entrar de lleno en el establecimiento del significado del término rayos alfa, es conocer el origen etimológico de las dos palabras que le dan forma. Así, hay que conocer esto:
-La palabra rayo deriva del latín, en concreto de “radius”, que se usaba con dos significados: “varilla” y “rayo”.
-La palabra alfa, por otro lado, viene del griego. Exactamente podemos determinar que emana de “alpha”, que es el nombre de la primera letra del alfabeto de dicha lengua.

Rayos alfa

Existen diversas clases de rayos (líneas de energía que se originan en un punto y se propagan con un sentido determinado). Podemos hablar, según el caso, de rayos de luz, rayos X, rayos gamma o rayos infrarrojos, por citar algunas posibilidades. Hoy nos centraremos en los rayos alfa.

El término se utiliza, por extensión, para nombrar al comienzo de algo. Se conoce como partícula alfa al núcleo totalmente ionizado de helio, que se origina a partir de ciertas reacciones nucleares o de una desintegración.

Estos núcleos se componen de dos neutrones y dos protones: no tienen, por lo tanto, electrones que los envuelvan. Debido a esta característica, las partículas alfa tienen una masa de 4 uma y carga positiva.

Los rayos alfa constituyen la radiación de esta clase de partículas. A diferencia de otros de los rayos mencionados líneas arriba, disponen de una capacidad de penetración muy reducida ya que su masa y su carga los llevan a entablar interacciones con otras moléculas.

Esto quiere decir que los rayos alfa pueden detenerse con algunos papeles y que no están en condiciones de atravesar la piel. Ante este escaso poder de penetración, los rayos alfa no son demasiado peligrosos: esta situación, sin embargo, cambia si las partículas que se encargan de la emisión radioactiva ya se encuentran en el interior del organismo.

La detección de humo y la alimentación energética de baterías y equipamientos diversos son algunos de los usos de los rayos alfa.

Además de todo lo expuesto, merece la pena conocer otros datos de interés relativos a los rayos alfa, entre los que destacan estos:
-Por regla general, toman protagonismo y aparecen tanto en lo que es una reacción nuclear como en los procesos de desintegración radiactiva de núclidos, en los que se transmutan en otros elementos que tienen la particularidad de ser mucho más ligeros.
-La esencia, funcionalidad y existencia de estos rayos fue demostrada de manera científica a principios del siglo XX. En concreto, se considera que el autor de esa acción fue Rutherford, en el año 1909.
-Cuando se habla de rayos alfa, siempre se hace referencia también a los rayos beta. No obstante, son diferentes pues estos últimos cuentan con la particularidad de que tienen un poder de penetración mayor.
-De la misma manera, tampoco hay que pasar por alto la existencia de los rayos gamma. Estos, por otro lado, se identifican porque en esta clase de radiación no se produce pérdida de la identidad por parte del núcleo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de rayos alfa (https://definicion.de/rayos-alfa/)