Definición de

Efecto secundario

Un efecto secundario es un resultado no deseado o imprevisto que ocurre como consecuencia de un tratamiento médico, medicamento, intervención, o acción específica. Estos efectos pueden ser positivos, negativos o neutros, y pueden variar en su gravedad y duración. Es importante tenerlos en cuenta al considerar los riesgos y beneficios de cualquier intervención médica o tratamiento.

Hombre tocándose el pecho con ambas manos

Los efectos secundarios son indeseados e imprevistos.

Si tienes poco tiempo, revisa el índice o el resumen con los puntos clave.

Clasificación

Los efectos secundarios de los tratamientos médicos, medicamentos o intervenciones pueden clasificarse en tres categorías principales: comunes, graves y raros. Cada una tiene sus propias características distintivas y consideraciones importantes para la salud y el bienestar del paciente.

Los efectos secundarios comunes son aquellos que ocurren con mayor frecuencia y suelen ser reportados con regularidad por los pacientes. Generalmente no representan un riesgo significativo para la salud y son típicamente leves o moderados en su gravedad. Algunos ejemplos de efectos secundarios comunes incluyen náuseas, somnolencia, mareos, dolores de cabeza, sequedad de boca, fatiga y cambios en el apetito. Aunque pueden ser molestos, rara vez son motivo de preocupación y suelen desaparecer con el tiempo o con ajustes en el tratamiento.

Los efectos secundarios graves se manifiestan como una reacción adversa que puede representar un riesgo significativo para la salud y la seguridad del paciente. Son menos frecuentes que los comunes, pero pueden ser peligrosos e incluso potencialmente mortales en algunos casos. Ejemplos de efectos secundarios graves incluyen reacciones alérgicas graves, problemas cardíacos o respiratorios, sangrado severo, convulsiones, cambios en la función renal o hepática, y trastornos del estado de ánimo o del pensamiento. Es crucial buscar atención médica inmediata si se experimenta alguno de éstos bajo tratamiento médico.

Los efectos secundarios raros son aquellos que ocurren con una frecuencia muy baja, pero que han sido documentados en relación con ciertos tratamientos o medicamentos. Pueden ser difíciles de predecir o identificar debido a su escasa incidencia, y a menudo requieren una vigilancia cuidadosa y seguimiento por parte de los profesionales de la salud. Ejemplos de efectos secundarios raros pueden incluir trastornos neurológicos poco comunes, enfermedades autoinmunes, síndromes de toxicidad específicos de ciertos medicamentos, y complicaciones inesperadas durante procedimientos médicos o quirúrgicos. Aunque poco frecuentes, pueden ser graves y requieren atención especializada para su manejo adecuado.

Causas y factores contribuyentes

Los efectos secundarios pueden ser el resultado de una variedad de causas y factores contribuyentes que interactúan entre sí. Comencemos por la interacción medicamentosa, las interacciones entre diferentes medicamentos. Esto puede ocurrir cuando dos o más tienen acciones similares o contrarias en el cuerpo, lo que puede potenciar o disminuir los efectos de cada uno. Pueden ser especialmente relevantes en pacientes que toman múltiples medicamentos para tratar diferentes condiciones médicas.

La dosis y la duración del tratamiento pueden influir en la probabilidad de experimentar efectos secundarios. En muchos casos, éstos son dosis-dependientes, lo que significa que la probabilidad de experimentarlos aumenta con dosis más altas. Además, la duración del tratamiento también puede afectar su aparición, ya que algunos efectos pueden acumularse con el tiempo o desarrollarse después de un uso prolongado del medicamento.

Factores individuales como la genética, la edad y el género también pueden influir en la susceptibilidad de una persona a experimentar efectos secundarios. Por ejemplo, algunas pueden tener variaciones genéticas que afectan la forma en que su cuerpo metaboliza ciertos medicamentos, lo que puede aumentar el riesgo. La edad también puede ser un factor importante, ya que los niños y los adultos mayores pueden ser más sensibles a ciertos medicamentos debido a diferencias en la función hepática, renal u otros sistemas del cuerpo. Además, el género, el peso corporal, la dieta y el estilo de vida también pueden influir en la forma en que un individuo responde a un tratamiento médico específico.

Mano con dos dedos vendados.

Luego de una cirugía son comunes los efectos secundarios como dolores y molestias.

Efectos a corto plazo

  • Náuseas y vómitos: pueden ocurrir poco después de tomar un medicamento o someterse a un tratamiento, como ocurre con la quimioterapia;
  • mareos y vértigo: algunos medicamentos pueden causar estos efectos secundarios poco después de su administración;
  • fatiga: muchos tratamientos médicos pueden causar fatiga extrema inmediatamente;
  • reacciones alérgicas: poco después de recibir un tratamiento, algunas personas pueden experimentar erupciones cutáneas, picazón, hinchazón o dificultad para respirar;
  • dolor o molestias: en la zona afectada por una intervención quirúrgica, por ejemplo.

Efectos a largo plazo

  • Daño orgánico: algunos tratamientos médicos, especialmente aquellos que involucran radioterapia o quimioterapia intensiva, pueden causar daño a largo plazo en órganos específicos como el corazón, los pulmones, el hígado o los riñones;
  • problemas cognitivos: como dificultades de memoria, concentración o procesamiento de información;
  • problemas hormonales: como infertilidad, cambios en el ciclo menstrual o disfunción sexual;
  • mayor riesgo de enfermedades secundarias: como enfermedades cardiovasculares, osteoporosis o cáncer secundario;
  • impacto psicológico: tanto en la salud mental como el bienestar emocional, lo que puede incluir ansiedad, depresión o estrés postraumático.
Frasco con tabletas varias derramadas sobre una mesa

La ingesta de un fármaco por encima de la dosis recomendada es una sobredosis.

Sobredosis

La sobredosis ocurre cuando una persona toma una cantidad excesiva de un medicamento o sustancia, tanto de forma accidental como intencional, y puede tener consecuencias graves para la salud e incluso ser potencialmente mortal.

Los síntomas de una sobredosis pueden variar según el medicamento o sustancia involucrada, pero pueden incluir dificultad para respirar, latidos cardíacos irregulares o acelerados, convulsiones, confusión, mareos, pérdida del conocimiento, náuseas, vómitos y cambios en la presión arterial.

Algunos factores pueden aumentar el riesgo de sobredosis, como la toma de dosis demasiado altas, la combinación de varios medicamentos que interactúan entre sí, la falta de comprensión de las instrucciones de dosificación, el abuso de sustancias y las condiciones médicas subyacentes que pueden aumentar la sensibilidad a ciertos fármacos.

La sobredosis puede tener consecuencias inmediatas y potencialmente mortales, como insuficiencia respiratoria, paro cardíaco, daño cerebral por falta de oxígeno, coma e incluso la muerte. Por eso se trata de una emergencia médica que requiere atención profesional. El tratamiento puede incluir medidas para eliminar la sustancia del cuerpo, como el lavado gástrico o el uso de carbón activado, así como el monitoreo de signos vitales, la administración de medicamentos para contrarrestar los efectos tóxicos y la intervención para estabilizar al paciente.

Incluso si una persona sobrevive a una sobredosis, puede experimentar consecuencias a largo plazo para la salud, como daño orgánico permanente, problemas neurológicos, daño hepático o renal, y un mayor riesgo de experimentar futuras sobredosis. A modo de prevención, es importante seguir las instrucciones de dosificación, no mezclar medicamentos sin supervisión médica, almacenarlos de manera segura fuera del alcance de niños y mascotas, y buscar ayuda profesional si se sospecha una sobredosis.

Cómo citar este artículo Tes NehuénPublicado por Tes Nehuén, el 8 de marzo de 2024. Efecto secundario - Qué es, definición, clasificación y causas. Disponible en https://definicion.de/efecto-secundario/
Buscar otra definición
x